PI   laBitácora.net                   Mirror Cd por nevrlndtink1

« PreviousNext »

Los problemas de Darwin

3 Junio 2005

Interesante el último libro que ha caído por mis manos, Deconstruyendo a Darwin de Javier Sampedro. El autor es un gran divulgador científico, con un estilo muy claro y fácil de leer y con grandes conocimientos científicos, aunque desde mi humilde opinión un poco dogmático (peligroso adjetivo para un científico).

En Deconstruyendo a Darwin le mete un duro revés a la teoría de la evolución de las especies. Javier se inclina hacia el lado heterodoxo dentro de la explicación de la la evolución por selección natural.
Para los evolucionistas ortodoxos, como Richard Dawkins, las objeciones que proponen Lynn Margulis y otros biólogos no tienen suficiente entidad para cuestionar la validez absoluta que le otorgan a la teoría de Darwin. La línea heterodoxa, cree la teoría de Darwin no es suficiente para justificar toda la evolución

Básicamente los puntos débiles que expone Javier Sampedro en su libro sobre la teoría de Darwin son los siguientes:

  - La sospechosa falta de intermedios. Las especies evolucionan, pero tanto en la actualidad como en el registro fósil los saltos entre ellas son cuantitativos. No aparecen restos de animales u otros seres que demuestren la progresión de una especie a otra.

  - La explosión de la vida. En una estrecha franja de tiempo, denominada periodo Cámbrico, que se extiende desde hace 570 hasta 505 millones de años, los organismos evolucionan desde los seres unicelulares a los “grandes” animales marinos.

  - La dificultad de explicar los grandes saltos cualitativos. Como la creación de la primera célula eucariota (con núcleo) o de donde salió Urbilatería, precursor de todos los organismos bilaterales.

  - La aparición de los genes Hox los responsables de regular la morfogénesis y de conferir la identidad axial. Todas las especies animales poseen una decena de genes Hox, siempre dispuestos en fila a lo largo del cromosoma y con el mismo orden en todas las especies.

De todas maneras Sampedro y su libro no están, ni mucho menos, en la línea creacionista. (15 respuestas a esa �??teoría�??), sino en la necesidad de ampliación de la teoría de Darwin para poder explicar totalmente la evolución.

Posted in Críticas, Opinión | Trackback | del.icio.us | Top Of Page

    7 Responses to “Los problemas de Darwin”

  1. Wopper Says:

    Hola Simón:

    Hace bastantes años, como unos 12 ò 13 años, cuando estaba terminado mi licenciatura de Geología, en la especialidad de Paleontología, ya estudiamos estas anomalías de la teoría de Darwin.

    Es cierto. En general las especies no evolucionan de forma lenta y progresiva, introduciendo cambios evolutivos a medida para irse adaptando al medio ambiente, tal y como postulaba la teoría de Darwin. Al menos no hemos encontrado los fósiles intermedios entre dos especies distintas, es decir, los famosos “eslabones perdidos”. Este hecho ha sido aprovechado por mucha gente para asegurar que la teoría de Darwin es falsa, que no existe la evolución y que Dios es el responsable de la creación de los seres vivos.

    Lo que no tienen en cuenta esta gente es los cientos de millones de años de registro fósil que se encuentran. O sea, si tenemos los fósiles, si tenemos las especies deribadas unas de las otras pero no encontramos esa etapa intermedia ¿no será que lo que nos falla es la explicación del paso de unas especies a otras?

    Las teorías que manejabamos entonces se basaban en varios aspectos de los fosiles encontrados:

    - La vida media de las especies es de 2,5 millones de años. Esto significa que una vez que una
    especia nueva aparecía y estaba adaptada al medio ambiente no cambiaba nunca y se mantenía estable millones de años.
    - La especies actuales tienen una tendencia a conservar el “parque genético” de la especie. Eso significa que tienden a corregir de manera espontánea las alteraciones en su acervo génetico, como mutaciones, sean estas beneficiosas o no, pero siempre en condiciones de estabilidad medioambiental, ojo.
    - No encontramos, en general, “eslabones perdidos”. Y digo en general porque algunos si que están, como el archaeopteryx, el reptil con plumas, verdadero eslabón intermedio entre los reptiles y las aves.
    - Cuando una especie se aisla por un tiempo, por ejemplo, en una isla, se adquieren algunas características genéticas diferentes de la especia madre. Si se vuelve a unir al continente y los cambios no son muy importante se puede reproducir con la especie madre y todos esos cambios desaparecen. Si son más importante ya no se podrán reproducir y se dice que se ha aparecido una especie nueva.

    Con todas estas premisas se elaboró la siguiente teoría evolutiva, conocida como de “Evolución
    puntual”:

    - Las especies en un medio ambiente estable se mantienen sin alteraciones durante toda su

    existencia.
    - Cuando una población se aisla en un medio ambiente hostil (por ejemplo sin apenas recursos

    alimenticios, como una isla pequeña) o suceden algún desastre mundial (glaciación, meteoritos,
    vulcanismo etc…) la única manera de sobrevivir que tienen es cambiando de características para adaptarse a ese medio ambiente y la manera de hacerlo es reproducirse de forma exagerada, aumentando la fertilidad de las hembras (que en todas las especies aumenta con la escasez de recuersos y disminuye con la abundancia), y produciendo generaciones con muchísimos individuos
    que debido a la falta de recuersos morirán la gran mayoría, pero a la vez generando muchas posibilidades de producirse individuos mutados con caracteristicas favorables que en este caso, debido a la hostilidad del medio ambiente, si tendrán más probabilidades de reproducirse que sus congéneres y portando a la siguiente generación ese cambio faborable (por ejemplo la posibilidad de digerir la celulosa y utilizar toda esa comida que no pueden aprovechar los otros individuos).
    - Esta carrera contrareloj finalizará con la muerte de todos los individuos o con la creación de una nueva especie que si podrá aprovecharse de los nuevos recursos (nuevos alimentos

    incomestibles para la especie madre) o sobrevivir en el nuevo medio ambiente (una glaciación por supuesto por el desarrollo de una gruesa capa de grasa o un manto de pelo muy espesa). Es decir, o la especie desaparece o evoluciona.
    - Debido a que la especie permanece en activo 2,5 millones de años y de que su evolución se da tan solo en unos miles de años, lo normal es encontrarse con los fósiles de la especie estable, debido al tiempo de existencia y más dificil encontrase los “eslabones perdidos” porque no suele haber tiempo suficiente para que encuentren las condiciones idoneas para su fosilización.

    Resumiendo: La evolución consiste en una serie de puntos, saltos evolutivos, en las inflexiones de las líneas estables de las especies y no en una larga serie de cambios de las especie que irían mutando a los largo de millones de años, como se creía antes y que el registro fósil ha desmentido.

    Esto lo he soltado así de memoria, de lo que recuerdo de las clases ;-) pero es probable que estos conceptos hayan cambiado ya para adpatarse a nuevos descubrimientos en el campo de la paleontología, que últimamente está muy activa: Atapuerca, el Homo Florensis, etc…

  2. sim0n Says:

    Totalmente entregado, me convence tu explicación, de hecho en el libro también se comenta y estoy contigo que realmente el punto uno �??La sospechosa falta de intermedios�?? no sería un problema para la teoría de Darwin.

    En el libro hay una teoría de Lynn Margulis, llamada simbiogénesis, que me parece muy interesante y que tiene muy mala prensa dentro del mundo académico. Y que básicamente vendría a decir que la principal causa del origen de las nuevas especies es la simbiosis, cuestionando que la simple acumulación de mutaciones aleatorias sumado a la selección natural sea únicamente el origen de las nuevas especies.
    De todas formas es una teoría muy cuestionada por los entendidos del tema, aunque Javier Sampedro en su libro la defiende a capa y espada.

  3. El PaleoFreak Says:

    En realidad, Sampedro sí es partidario de la evolución por selección natural al más puro estilo “ortodoxo”, pero sólo en ciertos casos. ¿Cuáles? Los que a él le parece, por ejemplo, en la evolución del cerebro humano. ¿Y en esos casos pone las mismas objecciones que en los demás (argumentos de incredulidad personal, supuesta escasez de fósiles…)? Pues no. Es un criterio un poco caprichoso.
    En realidad, ni la simbiogénesis, ni la supuesta* escasez de formas transicionales entre especies, ni el asunto de los genes hox, ni los equilibrios puntuados, son “golpes” a la teoría de la evolución. Son complementos que son compatibles con ella y la enriquecen. Así los considera la mayoría de los expertos.
    Sampedro (y otros) insisten en divulgar los aportes en evolución de los últimos años como ataques al “darwinismo oficial” ¿por qué razón? No tengo ni idea, la verdad, pero sus argumentos no son convincentes excepto para los legos en la materia. Ahora bien, es muy emocionante y muy bonito imaginar una confrontación entre el “dogma establecido” y los valientes heterodoxos. Y vende mucho.

    *Hay una montaña gigantesca de ejemplos de fósiles transicionales entre categorías taxonómicas. Lo que escasean son las transiciones entre especies paleontológicas. ¿Quizá porque cuando se encuentran se les da un nombre de especie propio? Por ejemplo, tienes dos especies muy similares de Velociraptor y hallas un individuo con caracteres intermedios entre las dos. ¿Alguien puede decir que es transicional entre las dos especies? No. Se asignará a una especie nueva, o a una de las dos anteriores. Así funciona la paleontología. La inexistencia de formas de transición entre especies puede ser perfectamente un artefacto de la taxonomía (sin negar aquí la teoría de los equilibrios puntuados que, como digo más arriba, no es incompatible con la teoría de la evolución en absoluto, como ya sabían perfectamente sus autores).
    Este es sólo uno de los múltiples argumentos que hacen de la “sospechosa escasez de formas transicionales” una afirmación como mínimo discutible.

  4. Rafael Corvalán Says:

    Es posible conseguir el e-mail de Javier Sampedro, mucho me gustaría poder enviarle algunos comentarios a algunos de sus interesantes artículos.

  5. maria Says:

    Necesito un mail para contactar con Javier Sampedro ya que coordino un ciclo de conferencias de ciencia y ética y me encantaría que acudiera como ponente. Gracias de todo corazón

  6. GFL Says:

    Buen libro, de divulgación científica, sobre la evidencia de que hay que añadir muchos nuevos conocimientos a la ya antigua teoría de Darwin, de tal forma que los conceptos que se tenían sobre la evolución han de reajustarse más que mucho.
    En el libro “Arqueología de la mente”, publicado también en Drakontos, Steven Mithen explica perfectamente y mucho mejor que J. Sampedro cual es la diferencia de funcionamiento de nuestro cerebro con respecto al de cualquier otro ser vivo actual o del pasado

  7. fanny Says:

    nesecito una imajen del archaopteryx y r´pido mandenmela a my correo

Leave a Reply




Estadísticas
Licencia Creative Commons